filomena.jpg

TEMPORAL FILOMENA

Ni las vacaciones invernales, ni medio metro de nieve consigue detenernos.

En España, durante los últimos quince días del año, el ritmo laboral parece relajarse un poco. Vienen muchos días festivos, los colegios, institutos y universidades cierran sus puertas por vacaciones…


Pero nuestro equipo continuó acudiendo a nuestra pequeña base de operaciones para avanzar en el prototipo. Aprovechamos la falta de alumnos y el exceso de gente para trasladar los materiales más voluminosos y pesados a nuestra nueva sede, disponiendo todos los materiales a nuestro gusto. Nuestras impresoras seguían imprimiendo material durante 24 horas al día, y nuestros departamentos informáticos y de diseño, pulían detalles.


Este año, además, La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) nos sorprendía con el aviso de una borrasca llamada Filomena, que amenazaba con cubrir con un manto blanco prácticamente la totalidad de España. Y…No se equivocaron. Madrid quedó prácticamente incomunicada durante siete días, haciendo impracticable hasta el mero hecho de salir de casa.


Permanecimos acudiendo al Hyperloop CHF hasta el segundo día de nevada, y el tercero descubrimos con gran pesar, que no podíamos ni mover nuestros coches. Pero un poco de nieve no nos detiene, y desde nuestra casa hicimos una serie de reuniones por web para establecer un plan de trabajo en virtual, que consistía en la revisión de todos los elementos que teníamos hasta ahora. Como renovar la web, revisión de esquemas eléctricos y neumáticos, recalculado de voltajes necesarios, cantidad de baterías, conteo de lectores, revisión de materiales para proveedores…


Así, cuando pudimos regresar a nuestra sede, teníamos un montón de cabos atados que antes de fin de año aún quedaban sueltos. La filosofía de Hyperloop CHF es que nada nos detiene, y medio metro de nieve nunca conseguirá hacerlo.